martes, 22 de junio de 2010

LO QUE TÚ ME ENSEÑAS SEÑOR.


El Señor nos enseña que no debemos dar las perlas a los perros ni a los credos porque lo echaran todo a perder, la perlas son las cosas santas de Dios, la palabra de Dios; el mensaje del evangelio, el mensaje de la Buena nueva que Cristo nos ha encomendado a llevar a todas las naciones. Pero si Cristo nos dice que hagamos discípulos suyos a todos los pueblos entonces ¿cómo no le vamos incluso a dar las perlas a los cerdos o perros?

La clave y solución está en la respuesta de las personas las cuales no son cerdos y perros por el hecho de su pecado sino por el hecho de su desprecio a lo divino, es decir aunque el hombre este perdido en el pecado y se halla desfigurado pareciéndose más a un cerdo o perro que a un hombre hijo de Dios, el Señor siempre está dispuesto a luchar por él y a rescatarlo de la inmundicia que se encuentra. El problema está cuando el mismo hombre con su libertad decide no recibir a Dios, no quedará otra cosa que orar por él pues el Señor ante todo es un caballero y respeta la libertad y por otro lado en ese momento de desprecio es donde se convierte en el verdadero perro y cerdo que pisotea las cosas santas.

Oh Madre Santa enséñanos a apreciar las cosas santas, a amarlas y darlas a los demás.

¡A ti madre querida, enséñanos a amar!

7 comentarios:

  1. hola Andrés. He visto tu mensaje.Únete cuando quieras.Tus comentarios al Evangelio están muy bien, se nota que estás preparado, como buen hijo de santo Domingo.
    Paz y bien.

    ResponderEliminar
  2. Hola Fray Andrés, soy Alex de Mex. tengo 38 años y soy soltero. En tu reflexión me he identificado con los perros y los cerdos, en realidad soy un eterno tibio entre la busqueda de Dios y vivir en estado de pecado grave, creo que he despreciado la Gracia de Dios y creo que tengo bien merecido la falta de gozo por las cosas de Dios, además no me gusta mi vida pues vivo porque no me he muerto. No puedo orar estoy como atado a no poder hacerlo y cuando oro es con gran resentimiento contra Dios.

    El ver tu vida tan feliz en Dios me ha motivado a pedirte que seas mi amigo. Realmento podremos serlo? No lo sé, tengo la gran necesidad de tener amigos de verdad y espero aprender a Amar de verdad.

    Te pido ores por mi y gracias por escucharme y soportar todo este rollo.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta muchísimo tu blog.

    Y qué ilusión me ha hecho encontrarlo.
    Mi gran conversión se dió a través de un padre Dominico: Chus Villarroel (de España) al que quiero muchísimo.
    De ahí mi cariño a la O.P.
    Yo soy aspirante a la orden franciscana seglar.
    Respecto a lo de los cerdos... yo nunca pierdo la espranza al predicar ni la pierdas tú porque yo también fui una de esos cerditos en algún momento de mi vida en la que estaba tan perdida que por mucho que me predicasen nada podía entrar en mi corazó endurecido. Más... "donde abundó el pecado sobreabundó la gracia" y el Señor que tiene en sus manos el corazón de cada hombre obró el milagro.
    Por lo tanto Amar, orar o como decía Santa Teresa de Jesús "tratar de amistad con quien sabemos que nos ama". Orar o crecer en amistad con Jesús porque cuando intimamos con El vemos lo que ama a cada uno de nosotros y más a los más perdidos.
    A nosotros no nos toca juzgar quién son cerdos o quién no pues las apariencias engañan. Un drogadicto olvidado y una prostituta pueden en apariencia rechazar a Dios y sin embargo estar buscándolo desesperadamente más sin rumbo o sin verlo y a la vez una persona cumplidora con todos los ritos católicos estar más lejos de El por su sobervia y dureza de corazón.
    El Señor nos llama por nuestro nombre a cada uno porque nos ama.
    Y nos ha confiado la misión de llevarle hasta las más sucias pocilgas porque de todo lo demás, de la conversión de cada hombre, se ocupará El personalmente en su momento, a su manera...
    Nosotros orar, predicar, confiar. Sonriendo siempre, esperando siempre, siempre alegres porque nosotros hemos encontrado la perla. Porque una vez hemos encontrado al Señor ya no descansa nuestro corazón hasta que todos le conozcan.
    Doy gracias a Dios por ti y por todos esos jóvenes a los que llama y que tanta falta van a hacernos a todos en la Iglesia del mañana.

    A partir de hoy cuenta con mis oraciones hermano en el Señor.

    Un abrazo desde España.
    Mayte

    ResponderEliminar
  4. El Señor no deja a nadie por imposible

    ResponderEliminar
  5. GRACIAS HERMANOS, CONFIEN EN MIS ORACIONES Y EN LAS ORACIONES DE MIS HERMANOS.
    DIOS LOS BENDICE SIEMPRE

    ResponderEliminar
  6. Hola Andrés, gracias por tus oraciones, me siento mejor. Dios bendiga abundantemente a tu comunidad. Seguimos en contacto.

    ResponderEliminar
  7. hola que masno pues la verda si,estoy muy de acuerdocontus puntos.pero claro devo recordarte que deves ser un poco mas humanista y dejar aun lado lo que tomas,has caso alo que te digo y veras que asi tendra mas sentido lo que quieras decir y de igual forma tendra una aseptacion total de quienes lo lean. att carlos mario s

    ResponderEliminar